Feedback en Tiempos de Cambio: Estrategias para la Comunicación Efectiva

feedback
Índice
    Add a header to begin generating the table of contents

    El cambio es la única constante, por tanto, la habilidad para dar feedback constructivo es fundamental para el crecimiento y el éxito tanto a nivel personal como profesional. Sin embargo, en tiempos de cambio, esta habilidad adquiere una importancia aún mayor, la capacidad de proporcionar retroalimentación de manera efectiva puede ser la clave para mantener la cohesión, la motivación y la adaptabilidad en equipos y organizaciones. A continuación, te contamos algunas estrategias fundamentales para dar feedback constructivo durante periodos de cambio:

    1. Contextualizar el feedback:

    Antes de ofrecer cualquier retroalimentación, es crucial contextualizarla dentro del panorama más amplio de la situación que se está viviendo. Comunicar claramente los motivos detrás del cambio y cómo se relacionan con el desempeño individual o de equipo puede ayudar a generar un entendimiento compartido y a disminuir la resistencia al cambio.

    2. Mantener la comunicación abierta:

    En tiempos de incertidumbre y cambio, la comunicación abierta y transparente es esencial. Fomenta un entorno donde los miembros del equipo se sientan seguros para expresar sus preocupaciones, ideas y opiniones. Esto no solo facilita la entrega del feedback, sino que también fortalece la confianza y la colaboración.

    3. Enfocarse en el crecimiento y el desarrollo:

    El feedback constructivo debe centrarse en el aprendizaje y el desarrollo, especialmente en momentos de cambio. En lugar de señalar simplemente errores o áreas de mejora, enfatiza cómo el feedback puede ayudar a los individuos y equipos a adaptarse, crecer y alcanzar sus metas en un entorno cambiante.

    comunicación efectiva

    4. Ser específico y objetivo:

    Cuando des feedback, sé claro, específico y objetivo. En lugar de críticas vagas o generalizadas, proporciona ejemplos concretos y observaciones específicas sobre el comportamiento o el desempeño. Esto ayuda a evitar malentendidos y permite que el receptor comprenda exactamente qué acciones pueden tomar para mejorar.

    Utiliza el modelo de «Especificidad y Situación-Acción-Impacto» (SAI):

    • Este modelo te ayuda a proporcionar feedback específico al describir en primer lugar la situación específica, en segundo lugar la acción tomada por la persona y finalmente el impacto que tuvo esa acción. Por ejemplo:
      • Situación: Durante la reunión de equipo de esta mañana…
      • Acción: Noté que interrumpiste a Juan mientras estaba presentando su informe…
      • Impacto: Esto pareció desviar la atención del equipo y pudo haber hecho que Juan se sintiera menos valorado.

    Utiliza ejemplos concretos:

    • En lugar de hacer afirmaciones generales, proporciona ejemplos específicos de comportamientos observados. Por ejemplo:
      • En lugar de decir «Debes mejorar tu comunicación», podrías decir «Cuando presentaste el proyecto la semana pasada, noté que algunos miembros del equipo parecían confundidos sobre los próximos pasos. Es importante clarificar los detalles más importantes durante tus presentaciones en el futuro».

    Pide a la persona que se autoevalúe:

    • Antes de proporcionar tu propio feedback, pide a la persona que reflexione sobre su desempeño y cómo podrían mejorar. Esto puede ayudar a que la retroalimentación sea más específica y relevante. Por ejemplo:
      • «¿Cómo crees que manejaste la situación durante la última reunión del equipo?»
      • «¿Hay algo específico en lo que crees que podrías haber hecho mejor?»

    Utiliza datos y métricas:

    • Si es posible, respalda tu feedback con datos y métricas objetivas. Por ejemplo, si estás dando feedback sobre el rendimiento de un proyecto, podrías mencionar cifras de ventas, métricas de satisfacción del cliente o resultados de encuestas de retroalimentación. Esto ayuda a hacer el feedback más objetivo y basado en hechos concretos.

    Solicita ejemplos de situaciones similares en el pasado:

    • Pide a la persona que reflexione sobre situaciones similares en el pasado y cómo manejaron esas situaciones. Esto puede ayudar a identificar patrones de comportamiento y áreas de mejora. Por ejemplo:
      • «¿Recuerdas una situación en la que enfrentaste un desafío similar? ¿Cómo lo manejaste entonces y qué podrías hacer de manera diferente ahora?»

    Fomenta el diálogo bidireccional:

    • Después de proporcionar tu feedback, asegúrate de abrir un espacio para el diálogo donde la persona pueda hacer preguntas, aclaraciones o expresar sus propias opiniones y perspectivas. Esto puede ayudar a garantizar que el feedback sea entendido y aceptado, y también puede proporcionar información adicional sobre el contexto o las circunstancias que pueden influir en el desempeño.

    5. Fomentar la resiliencia y la flexibilidad:

    El feedback constructivo en tiempos de cambio también debe ayudar a fomentar la resiliencia y la flexibilidad. Reconoce y celebra los esfuerzos y los logros, incluso en medio de la adversidad. Ayuda a los individuos y equipos a ver los desafíos como oportunidades para crecer y aprender, en lugar de obstáculos insuperables.

    6. Proporcionar apoyo y recursos:

    Acompaña el feedback con el apoyo y los recursos necesarios para facilitar el cambio y la mejora. Esto puede incluir capacitación adicional, mentoría, o la asignación de recursos adicionales para abordar las áreas identificadas para el desarrollo.

    cambio organizacional

    7. Fomentar la reflexión y el diálogo continuo:

    Finalmente, fomenta la reflexión continua y el diálogo abierto sobre el feedback recibido. Anima a los colaboradores y equipos a reflexionar sobre su progreso, a hacer preguntas y a buscar claridad cuando sea necesario. Esto promueve un ciclo constante de mejora y crecimiento.

    Facebook
    Twitter
    LinkedIn
    WhatsApp

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *