Conoce los 3 pilares fundamentales para construir una marca personal exitosa.

Cuando me encuentro con otros profesionales, o simplemente camino por la calle, es fácil descubrir que la mayoría de nosotros no se toma el debido tiempo para conocerse a sí mismo, o en otras palabras, descubrir su marca personal.

Una estrategia de marca personal va más allá de unos cuantos documentos y un par de canales de comunicación. La base de su fuerza está en el conocimiento de uno mismo. Lo que somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Este camino hacia adentro, expresa nuestro mejor yo y nos ayuda con el posicionamiento de la marca, alcanzar las metas y obtener los resultados que deseamos.

Como dijo Tom Peters, uno de los pioneros del concepto “Personal Branding”: “la marca personal enlaza tus pasiones, tus atributos claves y tus fortalezas, con una proposición de valor, dejando claro lo que te diferencia de los demás”.

La marca personal nace y crece desde el interior.

Hoy, una marca personal no puede ser ignorada. Es la base para cualquier persona y sus metas en la vida. Es más, de alguna forma todos tenemos una, sin importar que la hayamos diseñado de forma consciente o inconscientemente.

Por ello el personal branding nos permite tener conocimiento y control sobre:

-Lo que nos separa de los demás y nos distingue de la multitud. La diferenciación.

-Transmitir confianza desde una base fuerte de autoconocimiento.

-La seguridad en ti mismo, que te permite enfocarte y conseguir los mejores niveles en tu desempeño.

Hay tres áreas distintas en las que debemos enfocarnos para iniciar nuestro proceso:

De nuestra identidad: lo que nosotros valoramos.

¿Quién soy? Esta es la pregunta donde debe comenzar todo. Es aquí donde conoceremos quiénes somos y de qué estamos hechos.

Tener claro el hogar que nos formó, la religión que nos acompañó desde chicos, el deporte que compartimos con los amigos, y hasta los miedos ocultos, es fundamental para obtener nuestra primera pieza del rompecabezas: los valores. ¿Has tomado conciencia de la importancia de tus años de estudiante y el establecimiento que te formó? Un montón de años que son parte fundamental de lo que eres hoy.

Este grupo de fundamentos es lo que eres y no puedes traicionar. Es el pilar base de tu marca personal. Valores como la honestidad, la lealtad, el respeto, la justicia, el trabajo, el compromiso, la tolerancia, la humildad y un largo etcétera, pueden ser ejemplos de lo que nos constituye.

Este primer paso es fundamental para la construcción del personal branding y va a dar lugar a todo lo demás. Intenta encontrar los 4 que mejor te definen para centrar especialmente la atención en el análisis.

De este proceso también podremos obtener cuáles son nuestras cualidades. Son aquellas características que, desde nuestros valores, son percibidas por los demás: cercanía, atrevimiento, calidez, alegría, comunicador, confiable, creativo, etc.

Por último, también podremos identificar las habilidades. Son las fortalezas que nos permiten conectar con el mundo; el público objetivo. Podemos centrarnos en las sociales y profesionales, que afectan ampliamente nuestra vida: negociador, empático, la capacidad de escuchar, o algunas más técnicas o físicas como: gran observador, habilidad de dibujar, de transmitir entusiasmo, etc.

Diferenciar tus debilidades es también parte del proceso de análisis, para conocerte y fortalecer tu marca personal. Entenderlas es una forma de aceptar tus límites y, probablemente, encontrar el camino para superarlos.

Es importante comprender que gran parte de nuestra identidad se compone de percepción que en realidad no podemos controlar. Sin embargo, el proceso de autoconocimiento que implica la construcción de nuestro personal branding, nos da la oportunidad de influir en esa percepción de forma positiva y se hará evidente en detalles de nuestra forma de hablar, las gesticulaciones, los movimientos, etc.

marca personal

De cómo somos únicos: nuestra diferenciación.

Todos somos singularmente diferentes a cualquier otra persona en el mundo. El ADN lo prueba, al igual que nuestras huellas dactilares, y es la marca personal la que debemos trabajar para comunicarlo con éxito.

¡Solo hay un yo! es decir, que nuestro personal branding es solo nuestro. Es algo que irá con nosotros a donde quiera que vayamos, trabajemos o vivamos.

¿Qué nos diferencia de los demás? En el trabajo por ejemplo: es posible que seamos los únicos especializados, o los que mejor motivamos. Reconozcamos esas características que se evidencian para sentir esa diferencia con los demás. Aun fuera del trabajo, ¿qué es aquello que nos hace diferente y reconocible por encima de los otros?

La idea es, simplemente, darnos cuenta de lo que nos hace únicos, para que, a medida que lo hagamos más consciente, se vuelva más positivo. Será la mejor inversión que haremos en nosotros mismos.

Es importante identificar los talentos y las fortalezas, que son parte de una misma moneda. Mientras los talentos se expresan naturalmente, las fortalezas se trabajan.

Reconocer nuestro talento, es entender las aptitudes o capacidades que tenemos para desempeñar una tarea de forma natural y con suma eficiencia.

Pero: ¿se nace o se hace? Es una pregunta que nos resulta difícil contestar cuando no somos conscientes de nuestras habilidades. Obviamente, si son innatas en nosotros mismos, no será fácil determinarlas y es la gente de nuestro entorno la que las reconoce.

Identificar nuestros talentos nos ayudará, como punto de partida en el personal branding, para dirigir nuestros objetivos.

Debemos descubrir qué es lo que hacemos mejor y sin esfuerzo, que a otro le costaría. Esto nos ayudará a no tener miedo a los límites, exigirnos con constancia, cuestionarnos para no ser conformistas, diseñar sueños y atrevernos a hacerlos realidad. Pero no debemos olvidar que los talentos se trabajan y, tal como lo expresó Will Smith: “Cualquier persona tiene talento, pero unos se esfuerzan en explotarlo y otros lo echan a perder; unos saben hacerlo relucir y otros lo estropean por no cuidarlo” (texto del libro: Aprendiendo de los mejores).

Por otro lado, las fortalezas son las características que podemos desarrollar y afianzar, con la perseverancia y la práctica. Los valores le dan sentido y nosotros las trabajamos y convertimos en excelentes puntos.

Afianzar las fortalezas nos permitirá concentrar nuestro foco en el talento y multiplicar nuestro rendimiento.

De nuestra elección: el camino que elegimos.

Es aquí, en este punto, donde los objetivos se presentan como algo natural. Si intentamos adelantarnos podemos llegar a confundir lo que somos por lo que deseamos. Tenemos la libertad de definir nuestro camino con toda la información que nos asegure el éxito.

Es conveniente fijar objetivos en diferentes niveles y etapas, y reconocer cuales son los valores, habilidades y cualidades que deben jugar para alcanzarlos. A medida que avanzamos, la diferencia entre lo obtenido y lo que buscamos nos ayudará a seguir trabajando el crecimiento de nuestra marca personal.

Esta es la base de construcción de nuestro personal branding. El trabajo, la definición y la claridad de estos puntos son claves en el éxito de la marca y la propuesta de valor que nace desde el talento, la fortaleza y la actitud. Hay factores que aún tendremos que trabajar como: la búsqueda de contactos, atracción de clientes, construcción de la comunidad, el mensaje, los canales de comunicación, los contenidos, las herramientas tecnológicas, como agregar valor constantemente, etc. Pero para el crecimiento sólido de nuestra marca personal, son necesarias las raíces fuertes que hemos explicado aquí. Mantén tu honestidad contigo mismo para que crezca sana y fuerte.

Haz las consultas necesarias. En Martín Alba & Asociados, empresa especializada en comunicación corporativa y endomarketing, tenemos el plan de “Con Marca personal”, liderado por María Isabel Holguin que te ayudará en el proceso.

Maria Isabel Holguin Marca personal Branding

María I Holguin, es ingeniera especializada en comunicación organizacional y coach ontológica. Consultora en proyectos de comunicación interna, marketing relacional y gestión del cambio, para importantes compañías en América Latina,

María I, usará la mezcla ideal entre las habilidades blandas, el conocimiento de los mercados y las organizaciones de negocios, para guiarte en el diseño de tu marca personal.

Sabemos que es indispensable una visión externa de 360º para completar, con eficiencia, la construcción de tu marca personal.

Una marca personal exitosa, es la que hace la diferencia en un mercado cada vez más saturado y en el cual es difícil diferenciarse. ¡Acércate, Hagamos que te reconozcan!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp