5 errores comunes que debes evitar al hacer fotografía de alimentos 

fotografía profesional de alimentos

Para mejorar la percepción de tu marca, aumentar las ventas y acercar a nuevos clientes a tu negocio del sector de alimentos, es importante invertir en fotografía de calidad. Hacerlo atraerá directamente a tu público objetivo haciéndolos querer probar las comidas pero también ayudándolos a decidir a la hora de pedir las preparaciones. Con la ayuda de la fotografía de alimentos profesional, serás capaz de transmitir un mensaje significativo y conectarte con los comensales. La identidad de la marca sobresaldrá y tu empresa podrá diferenciarse en medio de la fuerte competencia que existe en el mercado. 

Sin embargo, hacerlo correctamente presenta algunos retos. Para nadie es un secreto que en la actualidad, la accesibilidad y facilidad para tomar fotos con teléfonos celulares ha traído desafíos a diversas industrias y la de los alimentos es una de ellas. Los teléfonos inteligentes han permitido que muchas personas puedan realizar fotografía de alimentos desde sus casas o restaurantes favoritos, para capturar esos platillos que les parecen atractivos, pero esto ha dado como resultado una confusión extendida respecto a lo que es una buena fotografía, haciendo que los negocios subestimen la importancia de la fotografía profesional, y permitiendo que utilicen fotos que presentan una variedad de errores comunes.  

La fotografía profesional de alimentos solo logra ser buena cuando se planifican sus detalles por adelantado, se consideran los problemas que pueden ocurrir durante su realización, y se piensan los aspectos clave para la composición de excelentes fotos. 

Aquí hay cinco errores de fotografía de alimentos que debes evitar para asegurarte de que las plataformas y material impreso de tu empresa esté lleno de fotos deliciosas y atractivas que no permitirán que nadie pierda el apetito.

1. No contar con buena iluminación

Como con cualquier forma de fotografía, aquí el principio más importante es la iluminación. Ya sea que estés utilizando luz natural o artificial, el enfoque que adoptes para el aprovechamiento de la luz tiene la capacidad de darte grandes fotos o destruirlas. De hecho, en el campo de la fotografía de alimentos, se suele identificar a un verdadero fotógrafo profesional de un aficionado solo observando su conocimiento de la física de la luz y cómo manipularla para obtener el efecto deseado. 

No obstante, un problema común -especialmente cuando no se trabaja con un fotógrafo profesional- es utilizar únicamente la iluminación interior del lugar donde se toma la foto. Este tipo de luz no controlada, contamina la escena con tonalidades de color no deseadas que alteran la percepción que se tiene de los alimentos, generando resultados diferentes en cada producto. La iluminación no solo se trata de obtener suficiente luz, sino también de lograr el balance correcto y cierta consistencia de acuerdo al estilo fotográfico de la marca. 

Para evitar este error, es importante decidir si se trabajará con luz natural o artificial. Si se trata de la primera es importante dominarla con un sistema de flash que logre uniformidad entre las diferentes imágenes, pero si por el contrario, optas por la segunda, será necesario preparar aspectos como un set, luces, desarrollo de escena y otros elementos para garantizar fotografías apetecibles y bien iluminadas.

Fototgrafia Profesional Publicitaria Martin Alba_fotografia de alimentos_Club Campestre

2. Que las imágenes no estén alineadas al propósito y objetivos de campaña

La buena fotografía de alimentos debe contar una historia, y en el mejor de los casos esta debe ser la historia de tu campaña alimentada por la identidad de marca. Esta narrativa debe aportar al logro de los objetivos que estás persiguiendo al evocar emociones positivas y generar deseo. La historia puede ser tan simple o tan compleja como lo desees y se puede contar utilizando una combinación de fondos, accesorios e incluso diferentes fotografías. Lo importante en este caso, es que antes de empezar a disparar con la cámara pienses detenidamente cuál es el mensaje clave a transmitir, a quién va dirigido y qué efecto debe provocar. Con esto en mente tendrás los criterios necesarios para lograr tomas relevantes y alineadas para generar buenos resultados.

3. No contar con una buena composición

La composición fotográfica es todo un arte en sí mismo. Aparte de la iluminación, es uno de los aspectos más difíciles de dominar en la fotografía de alimentos. Por ello, pueden pasar años hasta que la composición se convierta en un instinto natural para alguien que toma fotos. 

Algunos de los errores más frecuentes en este sentido,  tienen que ver con aspectos como el ángulo, el enfoque y la inclusión de demasiados elementos distractores. De acuerdo a esto, lo más recomendable es que en un principio la composición se maneje de manera minimalista, destacando el tema o platillo principal con tan solo un par de elementos de apoyo.

Para probarlo podrías dedicar la  sesión de fotos de una campaña a un estilo de composición definido. Esto evitará que debas moverte demasiado y que obtengas resultados inconsistentes. Determina cuál deseas que sea el alimento focal de la imagen y juega con elementos diferentes que acompañen la composición de cada foto para dar una sensación de dinamismo, equilibrio pero también coherencia. 

4. Carecer de trucos para que los alimentos se vean provocativos y no se echen a perder

La fotografía de alimentos es más compleja de lo que podría pensarse. En primer lugar, porque al trabajar con comida hay un efecto contrarreloj pues sus componentes pueden dañarse durante el proceso. Y en segundo lugar, porque su propósito es evocar uno de los instintos más primarios del ser humano: el apetito. Para que esto no sea un problema es importante tener en cuenta algunas recomendaciones básicas:

Recuerda que la apariencia de los alimentos es lo más importante, por eso asegúrate de que todos estén en perfectas condiciones. La lechuga marchita en una ensalada o un tomate pálido pueden arruinar tu foto y aunque creas que hay ángulos para ocultarlo, lo cierto es que esto afecta la percepción de frescura de la imagen. Trata de comprar estos ingredientes lo más cercano a la sesión de fotos como sea posible. Así mismo, al fotografiar frutas y verduras, un consejo común para la fotografía de alimentos es guardarlos en el refrigerador cubiertos con una servilleta húmeda y lavarlos justo antes de emplearlos. De esta forma, quedarán cubiertos de gotas de agua y tendrán un aspecto fresco.

Aunque muchos de estos detalles los puedes resolver junto a un fotógrafo profesional, hay ciertos casos en los que se debe acudir a otros especialistas para llevar tus imágenes a otro nivel. Trabajar con un estilista de alimentos te ayudará a garantizar que la composición del plato sea la mejor para transmitir la idea creativa. Esto incluye cualquier cosa, desde texturas y colores hasta accesorios y vajillas. Además, los estilistas tienen el conocimiento y las habilidades necesarias para hacer que cualquier comida se vea deliciosa y en perfecto estado. ¡Si! Esto incluye helados, comidas calientes, bebidas carbonatadas, etc. 

5. Pasar por alto detalles interesantes

Los detalles dan vida a las fotografías y mucho más a la fotografía de alimentos. Por eso, aunque es recomendable que esta sea minimalista y limpia, siempre hay oportunidad para incluir elementos que la hagan más interesante en la composición. Algunos pueden ser: interacción de manos para hacerla más humana, ingredientes apetecibles y llamativos, e incluso particularidades de la vajilla. Todos estos elementos enriquecen la percepción de la imagen y si se pasan por alto pueden dar como resultado una fotografía aburrida y poco memorable. 

Trabaja con un profesional y obtén los mejores resultados

Un fotógrafo profesional de alimentos sabe cómo hacer que todo se vea bien para la cámara. Con habilidades de estilo y composición, te ayudará a lograr imágenes bellamente realizadas, apetitosas y atractivas, por supuesto evitando los errores que mencionamos en este artículo.

El fotógrafo perfecto para tu marca puede estar más cerca de lo que imaginas. En Martín Alba & Asociados tenemos el equipo ideal para apoyar el crecimiento de marcas de diferentes sectores. Con una larga trayectoría en el mercado colombiano y latinoamericano estamos listos para asumir el reto de ayudar a tu empresa a lograr sus objetivos por medio de estrategias e imágenes únicas y cautivadoras.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *